El bolsillo de la colación: La @socalitybarbie y el carpe diem de cartón

Un tema que salió en dos semanas sucesivas en el The Clinic (ediciones 611 y 612, Jueves 10 y 17 de septiembre respectivamente [aunque la del 10 aparece como 3 en la portada, acabo de notarlo]) y que me llamó mucho la atención por afinidad es el de la selfie como emblema contemporáneo de la vanidad. En la primera edición que menciono, el tema se toca en una carta al director enviada por Patricio Antonio Olavarria titulada “Odio la Selfi”. En este artículo se hace una crítica a la selfie como una muestra de vanidad, de poca sinceridad con la realidad. En palabras del autor de la carta:

La selfi es la inmediatez, la captura de una fantasía absurda que no es otra cosa que ausencia de realismo y realidad.

Y luego sigue haciendo una comparación con la fotografía antigua. La reflexión se enfoca en una actitud distinta sobre la fotografía que refleja en parte la actitud de las distintas épocas.

Los antiguos retratos, que tampoco son exultantes de alegría y no por ello son la manifestación de viejos y amargados hombres y mujeres, hablan por qué no decirlo de una época en la que reír más bien era un gesto sincero, o absurdo pero nunca una pose. (…) Es sencillamente muy difícil encontrar en la pintura del siglo XIX a modelos simulando estar henchidos de alegría. Lo que hay, son miradas.

En la edición de la semana siguiente del The Clinic, en un artículo titulado #NOPIENSENQUESOYCOMUNYCORRIENTE por Constanza Michelson, artículo que tristemente no encontré en la versión online del Clinic para haberlo linkeado, se presenta a este personaje que traigo hoy: la Socality Barbie.

Esta cuenta viene a reflejar algo que hace tiempo aqueja a nuestra sociedad. Pero como toda muestra de estupidez, cuando se vuelve masiva, pasa a aceptarse implícitamente y a ser una parte de la cultura. Recuerdo cuando una vez, en un carrete con unos amigos, me fijé en unas tipas sentadas cerca que se empezaron a sacar fotos. No era la primera vez que lo pensaba, pero esa imagen se me marcó muy fuertemente. Las tipas sonreían de oreja a oreja, se acomodaban el pelo, buscaban el ángulo perfecto, tomaban la foto, guardaban su sonrisa, miraban la pantalla y notaban que no les gustó. Pum, vuelta al paso uno. ¿Dónde quedaba esa sonrisa grandota después de que se sacaban la foto?

En el artículo, se analiza la nueva evolución en el intento desesperado de mostrar el yo al resto. En algún momento de la historia, creo que reciente, asumimos que al resto le interesaba saber quién era yo. Y el que esté libre de pecado que lance la primera piedra, miren que uno que escribe un blog asumiendo que puede decir algo interesante no puede dar un paso al lado. Pero hay un punto en el que eso mismo en que eso es quizá una etapa de crecimiento y de validación personal, algo así como autoconocimiento púber (me río para mis adentros recordando cuando tenía un parche de Tronic en la mochila). A la vez esas cosas nos sirven de cierta forma para cohesionarnos en un grupo, como las chapitas de anime y para identificarnos mutuamente dentro de alguna subcultura. Pero hay un momento en que se cruza ese punto “sano” y la necesidad de validación personal se sale de control. Es cuando ya dejamos de necesitar decir “yo soy tal y tal cosa y pertenezco a tal y tal grupo” y pasamos a decir “yo soy esto, tan fabuloso, y soy distinto de todos ustedes, montón de criaturas aburridas” o caemos en el igualmente terrible “¡mírenme! ¡estoy feliz y mi vida es fabulosa! (igual no estoy tan satisfecho así como para disfrutarla callado/a, ¿así que me dejas un like?)”.

La Socality Barbie (a la que yo llamaba equivocadamente Sociality Barbie hasta hace un rato, antes de que Lineth, una amiga, me contara que un amigo de USA le explicaba que era Socality por @socality, un sitio de payasos hipsters cristianos con cámaras que cuestan veinte sueldos mínimos…) representa muy bien lo anterior. Me encanta la parodia que hace de toda esta versión decadente del Millenial (así como en el artículo anterior yo mostraba una arista más simpática) que anda dedicada a la prostitución de likes por Internet. Toda esta moda bien hipster de andando mostrando fotos de viajes, sonreír mirando a la cámara (o a algún punto en el vacío para hacernos los interesantes), mostrar los libros que andamos leyendo y ponerlos al lado de una taza de café, ya se está saliendo de control. Y como el humor muchas veces cumple un rol exquisitamente pedagógico, aquí llega una parodia que reúne todos estos elementos y se ríe de ellos, y a la vez nos muestra su vacío y su sinsentido. Y qué mejor que hacerlo con una Barbie hipster, mezcla entre el canon de lo plástico y el tipo que quiere ser distinto para no ser mainstream y termina siendo tan repetido que se convierte en lo que repudia: un lugar común.

Quiero citar un fragmento del artículo de Constanza Michelson porque simplemente me parece hermoso:

El enemigo lógico de la #vidaauténtica debiera ser lo que huela a simulación. Sin embargo, parece que a esta ideología no le importa tanto la tensión entre lo verdadero y lo falso, ya que asume con total descaro que una imagen ultra planificada, llena de filtros y a la espera de aprobación, está libre del polvo y la paja de la falsa conciencia. Lo auténtico, más bien, responde a una tensión entre lo exclusivo y lo masivo: mientras menos accedan a esos rincones del mundo donde nos refugiamos, más cerca estamos de lo genuino.

Es medio ridículo esto a lo que hemos llegado, y hablo en primera persona plural porque yo igual tengo una selfie ultrasensual de foto de perfil en Facebook (lo sé, me quedan bien los lentes, gracias, gracias), así que necesitamos burlarnos de eso para que no se vuelva demasiado serio. Riámonos de las ridiculeces de nuestra sociedad, a ver si en el futuro se convierten en uno de esos recuerdos que nos sonrojan como el peinado que nos hacíamos en el liceo creyendo que nos daba más estilo o de cualquier moda pasada. Y qué mejor que la @socalitybarbie para ayudarnos a reír de este mundo de necesidad de aprobación, saturado de palabras como “auténtico”, “orgánico”, “light” y un montón de hashtags que no hacen más que lanzar un grito silencioso en el que pedimos ser vistos y valorados por el resto.

Riámonos de la selfie y este carpe diem de cartón detrás del que se esconden días aburridos haciendo scroll en las redes sociales. Riámonos de la apariencia de interesantes y no nos preocupemos de lo que vaya a pensar el resto cuando nos ve (escribo mientras suena esta canción, comentario random). Salgamos feos en la foto y que no nos importe. Yo ya me río bastante de mis propias selfies como en este ejemplo en el que hasta la original parece la parodia de algo.

Para el que se quiera reir con la @socalitybarbie, que se de una vuelta por su cuenta de Instagram: https://instagram.com/socalitybarbie/

Como siempre, espero que hayan disfrutado leyendo y cualquier comentario será bien recibido.

El bolsillo de la colación: Charming Chilean Memes y las sopaipillas en inglés

Hace tiempo que vengo juntando las ganas para empezar a escribir una sección sobre cosas con las que me divierto en internet. Cómics, páginas de memes, cuentas de YouTube… Hay mucho contenido con el que paso buenos ratos y me pareció bonito el ir guardando esos “buenos lugares” de internet, para que quizás, a alguien que ande aburrido, le puedan servir.

El bolsillo de la colación

Quiero empezar haciendo un pequeño comentario sobre el nombre de esta nueva sección. Desde Kinder, y hasta ahora, que estoy en sexto año de Ingeniería Civil Informática, en mi casa compran colación para que llevemos por el día. La gente que me conoce de cerca sabe que en mi mochila hay un bolsillo mágico, como el de Doraemon, del que siempre sale comida. A veces quedan impresionados porque saco y saco comida y ofrezco y ofrezco cosas como Twistos, barritas de cereal, galletas… Además, en ese bolsillo se han guardado cosas random como un bigote postizo, una pokebola, entre otros. Por eso, el bolsillo de la colación es como aquel espacio mágico del que siempre salen cosas maravillosas. Espero que esta sección sea algo como eso, pero con comida de internet.

Dicho eso, empecemos con el primer artículo dedicado a la página de memes de Facebook “Charming Chilean Memes” [1].

Los millenials chilenos

El término millenial [2] se usa comúnmente para describir al tipo de persona “que vio el cambio de milenio”. Es una generación que creció en un ambiente de mayor prosperidad económica, que tiene una visión de mundo generalmente más amplia a la que tuvieron sus padres y una generación que se vio expuesta a la globalización. No sé si el millenial sea exactamente el término que busco, pero sirve como referencia para acercarme a lo que quiero llegar.

Un meme, en su definición estricta, es un elemento que se comunica de memoria-a-memoria (de ahí el nombre) [3]. Cuando hablamos de meme, nos referimos a elementos que se comunican entre individuos y se reparten por la población. De ahí se derivan los memes de internet que vienen a ser la aplicación digital del mismo concepto. Al final, aunque haya gente que no quiera aceptarlo, el meme viene a representar parte de la cultura, algo que se esparce entre las mentes de los individuos y que al final deja de pertenecer sólo a una persona y pasa a ser un elemento distintivo de la colectividad. Entonces, podríamos decir perfectamente que “el Guatón Loyola” es un meme chileno…

Cómo decir “sopaipilla” en inglés

Hablar de un “millenial chileno” es hacer una mezcla de estos dos conceptos. Primero, tenemos la emergencia de un sujeto que está más abierto al mundo, que vive conectado con la globalidad. Este sujeto que vive conectado “hacia afuera” también vive dentro del segundo concepto: “los memes chilenos”. El millenial chileno vive dentro de todas esas cosas que sólo entendemos en Chile: las sopaipillas con mostaza, la resistencia ante los desastres naturales, el humor frente a los desastres políticos…

Este individuo vive en un punto intermedio en la sociedad. Está en una generación que vive conectada con lo de afuera, con memes que se esparcen por todo el mundo, con el inglés como un idioma que se mete por todas las rendijas de la cultura, y a la vez está conectada con su propio país, con sus tradiciones y sus elementos característicos. Es una generación que vive entre dos tensiones, con chistes que no pueden contarle a sus papás porque simplemente no los entienden o no les hacen gracia. Aquí es donde Charming Chilean Memes adquiere relevancia.

Charming Chilean Memes es una página de Facebook que grafica perfectamente a este sujeto intermedio. Son imágenes llenas de elementos propios de la cultura chilena, pero tratados en inglés. Como le decía a mi hermano mientras teníamos una reflexión muy random sobre este fenómeno: el millenial chileno es el que se pregunta cómo decir sopaipilla en inglés. Esta página de Facebook es relevante porque es un retrato de un chileno que está con un pie adentro y otro pie afuera del país y siente esa tensión de esa mezcla cultural. De esa misma tensión nace este humor de frontera, así como una forma de construcción de identidad de este chileno intermedio: global y autóctono.

When you realize that 27F was an inside job…

No recuerdo cómo llegué a esa página, pero no me arrepiento, porque me ha sacado lágrimas de risa. Además, me sirvió como punto de partida para esta reflexión cultural sobre nuestra generación. Y parece que cada vez van apareciendo más evidencias de esta cultura de frontera o millenials chilenos, como los llamo a falta de una mejor expresión. Ejemplos de páginas que he encontrado del mismo estilo son “BKN screenshots without context” [4], que también me encanta, y la que encontré el otro día: “The same photo of porotos everyday” [5], en la que publican todos los días la misma foto de un plato de porotos with riendas.

Espero que les haya gustado el artículo y la sección nueva. También espero que si no conocían las páginas que mencioné, les saquen ojalá tantas risas como a mí. Si conocen alguna otra página de este mismo estilo, pueden dejarla en los comentarios 🙂

EDIT: Me estaba lavando los dientes y se me acaba de ocurrir que “chilenials” puede ser un buen término para referirse a lo de arriba. Eso.

Referencias

  1. Charming Chilean Memes en Facebook -> https://www.facebook.com/chchmemes
  2. Millennials: la generación malcriada que quiere cambiar al mundo -> http://www.abc.es/20121103/sociedad/abci-millennials-generacion-201211021603.html
  3. Meme en Wikipedia -> https://es.wikipedia.org/wiki/Meme
  4. BKN screenshots without context -> https://www.facebook.com/BKNscreenshots
  5. The same picture of porotos everyday -> https://www.facebook.com/porotitosricos