Cuento del Taller: Rutina

Desde hace un tiempo estoy yendo a un taller de literatura en el Centro Cultural de la Municipalidad de Talca a cargo de Jordi Lloret. La experiencia ha sido espectacular y me ha dado la oportunidad de aprender y mejorar mi escritura. Cada clase se propone uno o varios temas y a la siguiente llevamos algo escrito sobre ese tema. Desde ahora iré poniendo todos los escritos del taller en el blog y cualquier crítica que puedan hacer será recibida con los brazos abiertos.

El primer tema del taller fue “la rutina” y escribí este cuento pensando en aquellos casos en que la violencia se vuelve un hecho rutinario.

Rutina

Era uno de esos días. Un día de aquellos en que ella alistaba al niño para irse al colegio en el transporte que llegaba puntual siempre a la misma hora. Un día de aquellos en que “él” se levantaba, iba al living y encendía la televisión sólo para quedarse pasando canales sin buscar nada en particular. Ella preparaba la comida, luego él le encontraba algún defecto. Le gritaba, ella pedía perdón, él le gritaba más, ella se cubría la cara y lloraba, él le pegaba, ella se caía, él volvía a sentarse frente al televisor y ella se encerraba en el baño.

Ella se cansa. Decide que es suficiente. Toma una mochila, guarda algunas prendas de ropa y se va cerrando de golpe la puerta de la calle. Camina horas por el centro, entre personas que no se detienen a mirar su martirio. Personas casi sin rostro marchan con la monotonía de un reloj y ella se arrastra entre ellos como una hoja solitaria flotando en un riachuelo.

El sol amenaza con esconderse. Ella está sentada en una plaza. Hace frío. Piensa que pronto saldrá el niño de la escuela. Decide ir a buscarlo. El niño pregunta “¿Qué te pasa, mamá?”. Ella responde “nada” con los ojos aún enrojecidos. Llegan a la casa. No se saludan. Ella va a la cocina. Mira un cuchillo sobre el mueble. Lo toma y prepara la cena. Él aún no se ha puesto pantalones. Comen en silencio.

De noche, ambos entran en la cama. Ella siente una mano meterse bajo su pijama. No dice nada.

Amanece. El sol trae su amenaza otra vez. Era uno de esos días.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s