Microcuentos VIII

-¡Señor, señor! ¿Me da un millón de espejos?
-¿Por qué?
-Porque las calles no saben cambiar de color.

Microcuento azul brillante

El plan salió a la perfección. Se divorciaron, ella quedó llorando y odiándolo y él se pudo marchar ahorrándose las explicaciones.
El plan salió a la perfección. Ella en ningún momento sospechó que era un alienígena disfrazado.

Microcuento parcialmente sospechoso

-Ese día, cuando los humanos dejaron de preguntarse ‘¿por qué?’, fue cuando definitivamente me sacaron de quicio y se ganaron mi infinito desprecio. No pude resistir la tentación de presionar el botón rojo.
El Vigilante se explicaba ansioso recostado sobre el diván de cuero del Supervisor. Éste hacía como que tomaba notas mientras pensaba en lo cansado que estaba de escuchar casos iguales por toda la galaxia.
-Es una lástima. La Tierra hubiera sido un buen lugar para unas vacaciones con la familia- murmuró.

Microcuento preocupante

Ella estaba desesperada corriendo por el departamento decidiendo qué ponerse. Él, esperando en la recepción. Ella planea las palabras que usará para acercarse a él en su cita. Ël, preocupado, decide subir a ver el motivo del retraso. Ella, nerviosa, abre la puerta y se encuentra con su mirada. Entonces olvida sus palabras planeadas y descubre el lenguaje a usar para llegar a él: deja caer su toalla.
Al día siguiente, el sol los sorprende desayunando en la cama.

Microcuento de una reservación cancelada

Oculto en las sombras, el agente secreto observa la trampa tendida para desenmascarar al criminal.
Al acecho, respirando tan lento como si cobraran por ello, contempla el anzuelo y oye unos pasos acercarse…
Una mujer irrumpe en la escena y se acerca al recipiente. Lo abre con confianza y se lleva una muestra de su contenido.
El agente sale de su escondite dispuesto a capturar al sospechoso.
-¡Mamá! ¡Sabía que tú habías sacado mis galletas!

Microcuento confidencial

Era un libro con tantas hojas que, si lo plantábamos, podíamos haber limpiado todo el aire del planeta con él. O al menos eso creí entonces.
Ahora, luego de años, trato de plantarlo en mi cabeza intentando limpiarla del aire que la llena.

Microcuento de un ratón secreto

Jacob Kristoff Andersen es el personaje más maravilloso que alguien se podría imaginar en una novela. Mezcla astucia, valentía, sabiduría, humor e intelecto de una manera casi surreal. Lamentablemente, el autor, con miedo a ser superado por su propia creación, jamás lo llevó al papel.
Jacob Kristoff Andersen lleva años encerrado ahogándose en algún frasco de tinta. Lentamente agoniza esperando ser devorado por el olvido.

Microcuento potencial

Esta historia ocurrió poco después de que hubiera muerto el último humano.
-Al fin podemos hablar -empezó una de las ardillas- sin miedo a que nos metan a un laboratorio por ello.
Poco les duró, porque los perros aprendieron a usar los tenedores y las corbatas.

Microcuento post-apocalíptico

La niña le presenta su amigo imaginario a la familia.
Ellos le dejan una silla disponible en el almuerzo.
Él se sienta feliz para mezclarse en el ambiente.
Su sonrisa se rompe cuando la niña le ofrece una cucharada de comida y ésta cae en el asiento en que está sentado.
Se retira triste y en silencio.
Casi creyó que era real.

Microcuento ¿imaginario?

Contaba:
15 grietas en el muro. Pone una cara de incómoda.
7 graffitis en las paredes. Arquea las cejas molesta.
25 días secuestrada. Agacha la mirada.
4 vueltas de la cuerda atan sus manos tras la silla. Se le humedecen los ojos.
2 moretones, uno en cada pierna. Siente temblar su respiración.
17 horas desde la última comida. Se abre su boca reseca.
5 pasos se escuchan bajando la escalera. Se sienten los rifles chocar contra la ropa. Sus ojos se abren grandes y expectantes. Su boca hace una mueca que ella no acaba de comprender.
Se abre la puerta de un golpe.
Sonríe.

Microcuento de Estocolmo

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s